Make your own free website on Tripod.com

Memorias en el agua

MARCELO SARACENO

Probablemente de todos nuestros sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiendose. Julio Cortázar SOLO EN EL MUNDO Si Existe algo realmente solo en este mundo Yo Sentado a la mesa Un bar lluvioso y la fiel compañía del cigarrillo Pero apagado MARCAS Las marcas en la piel muestran que difícil es separarse de lo eterno. A veces Dios es cruel, te lo da todo, todo. Pero también te lo quita. El calor de una mano contra otra, complicidad en los ojos. La vida. Hoy llevo como recuerdo estas marcas. Que dieron a luz en una noche desconocida, vacía de silencios y de un azul desteñido. BESO Moneda de oro entre las luces, abandona el oriente su capullo. La otra mariposa se deshace en mi boca. Te cambio mil años de amor por un beso de plata. INFINITO Brillantes. En el ocaso del fondo del mar. Palabras. En el infinito rugido del silencio. Canciones. En el secreto instrumento sin tu voz. Amor. Tibio amor que te has fundido en la arena y te has ido para siempre sobre un rayo sin sol. DESPEDIDA Quizá seas mi ángel guardián, mi salvador, mi consejero, una ventana y la luz, un suspiro en mi soledad, o quizá seas mi espejo. Te llevo sobre mis pasos que borran tu huella. En mis ojos te llevo, en mis sueños. Te llevo en las líneas de mis manos y en esos miedos que alguna vez fueron tuyos. Sé que nunca podré olvidar las veces que te tuve. Pero llorar me hace tan mal, tan mal, que hasta me hace bien A mi padre. TIEMPO DE PARTIR Se deshace el silencio y la herida, puro llanto, no para de sangrar. El recuerdo y el espacio que ha marcado nuestro tiempo, se hace humo con el humo del hogar. ELEGÍA Sobre la lágrima errante de una flor al morir escribo mi tristeza. Y la palabra tenaz se pierde en laberintos. ¿Cómo poder entrar en tu cielo sin puertas? ¿Dónde encontrar los labios, el sueño, los abrazos que me arrebató la lejanía? Sobre las plumas caídas de este amor infinito lloro mi tristeza. Y una vez más la noche seca sus lagartos con manos protectoras. CANCIÓN DE CUNA Princesita corona de crepé, ojos de moneda, pieza de ajedrez. Inunda el despertar tu copa de plata. Ronda de amor. Refleja el espejo tu belleza a gritos de embeleso. Luna compañera: si alguna vez te apagaras, no existirían las noches. CAMINOS El viaje marca una distancia. Me arrastra de las cosas que tengo, me lleva... Me aleja, sí. Por caminos insolubles. Viajar es una vía hacia otro cielo, hacia otros miedos. Quizá signifique retorno. Como retorna la imagen frente al espejo, como retorna la voz frente al eco. Viajar, volver. Pero no siempre. HECHIZO DE UNA NOCHE DE VERANO Espada de fuego de brazos suaves. Encanto sutil que acaricia lo eterno y sólo causa daño. La voz del alba ha quedado lejos. Y con la espesa soledad se duerme en el desierto que ha sido creado. Espada de fuego. Mueres como palabra para nacer como recuerdo. FIGURAS EN UN PAISAJE Invisibles tus cabellos. Tu silencio se encuentra dentro de un vaso vacío. Son blandos tus ojos de arena húmeda. Muero cada instante bajo tu sombra. Atado a esa pronunciada lejanía. Así, como el agua, mis ojos tienen el mismo color. Pero no llegarás a verme, difusa figura, no. CUEVAS Las grises palomas que alguna vez fueron blancas habitan en las cuevas oscuras y profundas del recuerdo. Cazador, animal. El arma enroscada en el brazo como símbolo intocable. Se oye el estruendo, imposible de evitar, que cruza el aire con aullido de victoria, el paisaje perdió su paz, y el alba es una manta que cubre la tierra de rocío. Muy lentamente su belleza se apodera del cenit hasta lograr la nueva paz que encierra al suceso en el olvido. CARNAVAL mascarilla de carbón cubre mi rostro desaliñado de gestos conocidos esconde mi nombre me besa los ojos se pasea mascarilla en un cuerpo que no le pertenece ríe se siente única se confunde en el mar de ritmos redoblantes mujeres ya no son hombres la gran fiesta popular cuando todo acabe te esfumarás por los colores desgarrados los puños en alto y más silbidos y locura máscara del olvido me devolverás a las ruinas entre los silencios las calles la vida cotidiana cuando todo acabe mientras: hazme feliz EL ADIÓS Una mañana sin nombre, sin lugar ni razón. Como un violín desafinado se desgarra mi cuerpo. El adiós es capaz de destruir hasta el cuadro más perfecto y la ventana creada por dos miradas ciegas yace dormida en la profundidad del mar. CLARIDAD La noche a un paso de la ventana dibujos con formas desconocidas mis manos rostros de ojos abiertos bocas en flor podrás llenarme el alma con tu filosofía contagiarme de sonrisa incendiada tiempo que no germina semilla que alguien te debe el reloj de mercurio se partió en dos contra el suelo clara esperanza clara te veo hoy pensar que sólo estás a un paso. "Sólo una cosa no hay. Es el olvido." Jorge Luís Borges MEMORIAS EN EL AGUA Mil mañanas en mí y el recuerdo en borrador. El sueño de andar despierto dentro de un sobre. Palabras celestes y un rosario de ilusión. Mil veces se han trazado líneas en el agua. HAMBRE Se hace muy difícil el sendero de tu ausencia. Destruir el espejo que te muestra del otro lado. Saber que ya no estás me apresa. Y el recuerdo hambriento es una tortura que no se resigna a perder. LA MANO MÁS HELADA La muerte clavó sus agujas en el cuerpo invulnerable. Y lo llevó como si fuese música. Aún queda ese día como un sello de fuego donde el recuerdo se hunde. SUICIDIO Está pasando a mi lado una tarde fría y sin color. Pesada y suave a la vez. El sólo hecho de pensar es una tortura. Me siento tan vivo como una piedra. Estoy tan frío como la arena. Hoja que se libera del árbol estoy flotando en el aire. Y voy desapareciendo poco a poco como el fuego de la hoguera. Que ya no arde. DEL OTRO LADO Mis manos transitan tu rostro de vidrio, sin márgenes ni espacio, más allá del único color del viento. Este extremo de tu ausencia me llevará donde tu boca y mis recuerdos se junten. Al saltar al vacío lloverán lágrimas de arena. Y será pura libertad la sensación de caer en tus brazos. METAMORFOSIS Las luces de la aurora se mezclan con la oscuridad de la noche. El agua se transforma en río. Para dejar de ser simplemente agua. Las palabras se hacen poesía y el grito se hace canto. Y la lágrima del pájaro que una vez lloró, se desliza entre sus plumas hasta llegarle al corazón. Las promesas no cumplidas hieren a un rostro que se disfraza de hombre. Pero no lo es. Mañana esta piedra formará parte del muro, y así como el mar vuelve a la arena, hecho poesía, yo, volveré al mundo. EN EL SILENCIO Puedo derramar el cielo sobre lo oscuro de la gramilla en paz. Nuestras manos juegan con las manos del viento. La inocencia muere bramido de mar. SUEÑOS DEL MAR l Rugido intenso. Clamor incesante de paz que gimen las estrellas. Como voz de lo profundo. Penetra el espacio infinito; se desliza por el aire y se recuesta en la orilla donde duermen las aves y la soledad. l l El sol rojo del amanecer mata a la noche sobre su espalda, mojada. Resucita el horizonte confundido por la oscuridad. Vuelve a nacer la luz. La tranquilidad de la espuma, la intimidad del agua, se va perdiendo. RAPSODIA OSCURA Mi amor es atravesado por una daga infinita y tibia melancolía, tu saliva. Se deshace en mis manos la miel de tu ropa. Por beber de tus labios agonizo en el amanecer. EN ALTAMAR Caminas sobre el mar como el viento de un otoño frío. Que no existe. -Atrapado en el laberinto de la palabra sin escritura, escribiste tus mejores versos-. Y dibujaste en el agua una puerta inalcanzable. Ahora, flaco, decime: ¿Por qué te salvaste solo? COMO UN ÁNGEL Se deshace la frescura de la tierra cuando se seca el río. Desaparece la luz, el color, la vida. La flor se transforma en ángel y ya es libre. Sus alas de terciopelo lo llevan hacia la pureza infinita. Añoro este tesoro que se perdió en el mar. Lloro las estrellas que nos quedaron por contar. El cielo y tus ojos son una misma cosa. QUEREMOS TANTO A JULIO Julio de toda mi vida Julio de raíz del espejo encendido en cada página atravieso tu rostro el humo tus nervios Julio siempre miraste mucho más allá que tus ojos perseguidor del tiempo bajo la superficie y la rue Lagrange Julio el cine y Glenda en la pantalla y lluvia y yo viendo desde afuera muriendo de pie tu nombre es sólo un azar junto a ésta mi corta vida