Make your own free website on Tripod.com

El Modernismo.

El siglo XX comienza en el momento de máximo esplendor de la estética modernista. Iniciado plenamente por Rubén Darío en 1888 con la publicación de Azul, el Modernismo supone una integración de diversas tendencias que se habían desarrollado a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX, en especial del Simbolismo y del Parnasianismo. El Modernismo fue, entre otras cosas, una resurrección de la angustia que caracterizo a la literatura europea romántica, que por un momento parecía haber desaparecido con la fe del XIX en el racionalismo cientifista. Demostrada la inoperancia de la razón (Schopenhauer, Kant... ) se recupera ese malestar. Y se sueña, en la nueva poesía, con los momentos felices pasados, donde aun existían seguridades: la niñez lejana, los paraísos perdidos, los jardines cerrados y ordenados; añoranzas de un mundo que se fue. El Modernismo acoge influencias de diversos movimientos. En realidad "el Modernismo no rechazo nada como no fuera la vulgaridad, el prosaísmo, la rutina y el conformismo estético y adocenado" (E. Rull). Con antecedentes tan diversos (Parnaso, Simbolismo, Poe, decadentismo, prerrafaelismo...), es fácil entender que existieran tendencias diferenciadas, fundamentalmente dos: En América (y algunos españoles: M.Machado, Marquina, Villaespesa...) tomo un sesgo fundamentalmente esteticista; se escribe una poesía cromática, brillante, sensual. En España se toma una segunda línea, mas sobria y sencilla, que arraigo en los hombres preocupados por el la decadencia nacional: es la vertiente conocida como "Generación del 98", que no deja de ser una línea del Modernismo. El Modernismo fue conscientemente cosmopolita. Sus cultivadores, sorprendidos, comprendieron que estaban participando en una evolución de la sensibilidad que no se limitaba a España, ni siquiera a Europa. El centro era, indiscutiblemente, Paris. Los poetas españoles se inspiraron directamente en Francia (Verlaine), salvo en los aspectos formales, en los que Darío fue el maestro.

Principales tendencias del Modernismo.

Las tendencias que influyen en la génesis del Modernismo son muy variadas. Especialmente relevantes son los movimientos estéticos franceses. Hay un deseo evidente en los escritores de habla hispana de crear un lenguaje nuevo ("anti-español", según Jean Franco; quizás, sencillamente, anti-burgues). Otros movimientos influyen: la poesía de los estadounidenses Whitman y Poe; el Prerrafaelismo británico, el decadentismo de D'Anunzio... Sin olvidar las fuentes hispánicas: Berceo, Manrique, los Cancioneros... Juan Ramón definió al Modernismo como un movimiento "envolvente", que va acumulando elementos de diversa procedencia y los hace suyos. E. Rull afirma que "el Modernismo no rechazo nada como no fuera la vulgaridad, el prosaísmo, la rutina y el conformismo estético y adocenado" Las dos tendencias mas marcadas dentro del Modernismo son:

Modernismo Canónico (parnasiano).

Movimiento surgido a raíz del Parnaso Contemporáneo francés (Parnasianismo), liderado por Leconte de Lisle. Nace cuando un grupo de poetas franceses se unen en 1866 para imponer en el arte un sentido de disciplina, equilibrio y objetividad. Temas mas importantes: -El escapismo: evasión del mundo real por medio del ensueño. Evasión que se nutre con una elegancia exquisita, y que se produce bien huyendo en el espacio (a Oriente) bien en el tiempo (al mundo medieval). Se da también un gusto por la mitología clásica. Todo ello como fruto de la idea de que el arte (imaginación, magia) supera a la vida (vulgar y despreciable) y que esta debe imitarlo. Se busca una ética -forma de vida, principios- basados en una estética. Dioses, ninfas, centauros, caballeros, pierrots, odaliscas, pagodas y viejos castillos, salones versallescos, jardines perfumados; cisnes, elefantes y camellos; flores de lis o de loto; brillo de perlas y de marfiles, de piedras preciosas... son los elementos de este mundo modernista. -El cosmopolitismo. Es un aspecto mas del deseo de evasión. Además, aporta a los modernistas un sentido aristocrático. Paris será la capital del Modernismo. -La desazón romántica: se exaltan las pasiones y lo irracional; el misterio, lo fantástico, el sueño. Manifestaciones de tedio y de profunda tristeza. La melancolía es un elemento central. Presencia de lo otoñal, lo crepuscular, la noche (aquí se alejan del Parnaso francés). -Amor y erotismo. Aparecen poemas de amor delicado y, frente a ellos, otros de intenso erotismo: los primeros, de amor imposible, los segundos, de desenfreno, motivados por una actitud antisocial y amoral (búsqueda del escándalo). -Temas americanos. No va en contra del cosmopolitismo: se trata de una evasión mas hacia el pasado legendario, hacia los mitos indígenas. En Hispanoamérica esta línea será básica (siempre están muy preocupados por su propia identidad). -Lo hispánico. Este tema se acentúa (sobre todo en Hispano-América) al advertir el auge de los Estados Unidos. Se reivindica lo español frente a los valores culturales de la civilización "yanqui". En conclusión, se ansia un mundo armónico, pleno y rodeado de perfección. Esos deseos son también la base de la Estética modernista: -Búsqueda de los valores sensoriales, para que todo sea un goce para los sentidos -Prodigioso manejo del idioma. Se enriquece poderosamente el lenguaje poético. La palabra adquiere una importancia vital. Se cuida el sonido, el ritmo, la referencia histórica o cultural, los valores simbólicos. Se intenta renovar el significado de las palabras usuales, crear un léxico propio de la poesía. -Enorme renovación en el campo de la métrica.

Modernismo Simbolista.

Parte del Simbolismo francés: Baudelaire, Rimbaud, Mallarme, Verlaine. Lo esencial es la sugerencia (de ahí la importancia que dan a la música), el poder evocador de las palabras. El didactismo debe quedar desterrado (Poe hablaba de la "herejía del didactismo"). El Modernismo Simbolista, si bien deja notar la influencia de todas las características señaladas para la línea parnasiana, toma otras vertientes distintas: su "evasión" no se produce hacia mundos lejanos, sino hacia el mundo interior del poeta. Los autores españoles leen antes que Rubén Darío a Verlaine. Ello explica que el Modernismo español sea mas Simbolista que el hispanoamericano. Machado, por ejemplo, aprendió de Rubén Darío la musicalidad, pero la interiorización la aprendió en Unamuno y, con anterioridad, en Becquer y Rosalia (R.Gullon). Y esto resulto mucho mas influyente, ya que por este camino se llega al Simbolismo (notemos que el Modernismo simbolista esta muy próximo a la Generación del 98, frente al Modernismo Canónico, que se aparta bastante). El Modernismo Simbolista va dejando de ser, poco a poco, Modernismo, iniciando una búsqueda de nuevos caminos, de salidas poéticamente validas (A. Machado, Juan Ramón). Después de la interiorización el poeta vuelve sus ojos al mundo exterior. Se descubre el paisaje, que se entiende como símbolo de la Historia o del poeta. Cuando A. Machado nos hable del campo castellano, nos estará hablando o de si mismo o de la Historia. Este paisaje tendrá un valor de símbolo (R. Senabre).

Definición de símbolo.

El símbolo se diferencia de la metáfora en que esta sustituye algo preexistente, mientras que el símbolo se crea para nombrar una realidad que carece de nombre; es decir, no es un método de sustitución léxica, ya que no designa a algo materialmente preexistente. El símbolo tiende a designar lo no designado, lo inefable. Pero como el poeta necesita usar palabras que se entiendan, tiene que recurrir a palabras cotidianas a las que dota de un significado del que carecen en la lengua común. Y se es consciente de que estamos ante un lenguaje nuevo, por eso el poeta nos va dando claves de interpretación, para que podamos acceder a el. Juan Ramón Jiménez escribe el siguiente poema, que abre el libro Piedra y Cielo: "El Poema" No le toques ya mas, que así es la rosa!
El titulo ("El Poema") nos da una clave. El pronombre /le/ hace referencia al mismo poema. "No le toques mas, no lo cambies", parece decirnos J.R., "puesto que ya hemos llegado a la perfección. Y a ese poema perfecto, con el máximo de expresividad y el mínimo de palabras lo llamaremos "rosa". Se ha definido un símbolo.

Métrica modernista.

La métrica modernista esta marcada por la experimentación y la renovación. Sus rasgos principales son: -Uso de los versos alejandrinos (14), dodecasílabos (12), y eneasílabos (9), escasos en la tradición poética anterior. -Introducción de novedades en las estrofas clásicas: Sonetos en alejandrinos, con serventesios en vez de cuartetos. Sonetillos (sonetos de arte menor). Abundante uso de la silva, en la que, además de los clásicos endecasílabos y heptasílabos, se añaden pentasílabos (5) y eneasílabos. También se escriben silvas octosílabas. Romances de 7, 9, 11 silabas por verso. Uso de los endecasílabos dactílicos, con acentos principales en las silabas 4, 7 y 10. Uso generalizado del alejandrino en todo tipo de estrofas. Aparición del versolibrismo es las ultimas etapas del Modernismo, por influjo de W. Whitman. Intentos de crear una poesía basada en pies métricos, al estilo de la latina ("Salutación del optimista", de Rubén, escrita en hexámetros).

Nómina modernista.

Rubén Darío. Nació en Nicaragua en 1867. Fue un hombre cosmopolita; viajo por toda Europa y América (Chile, Buenos Aires, España, Paris -en 1900...). Los excesos le llevan a la muerte en 1916. Es el creador y principal representante del Modernismo. Se caracteriza por su capacidad para poetizar todo tipo de temas: medievales, renacentistas, dieciochescos, americanos... Es el poeta del amor y el erotismo (Amoros), en un afán de gozar sin limites. Obra. *Azul (1888). Observamos ya variedad de ritmos y metros. Son poemas de elegancia refinada, otros de enorme sensualidad. El libro fue desigualmente recibido (Valera le acuso de "galicismo mental"). *Prosas profanas (1896; en 1901 se añaden 21 poemas). Junto con Azul, pertenece al Modernismo parnasiano. Esta obra representa la plenitud del movimiento. Se produce una castellanización de las formas francesas. Sorprende por la musicalidad de los versos, de enorme variedad: versos de 11, 9, 14, 12... Es una poesía preciosista, exótica, de fantasía refinada. El poeta, que ya declaro que detestaba "la vida y el tiempo que me toco nacer", se refugia en una torre de marfil. El ultimo soneto del libro ("Yo persigo una forma...", poema 54, añadido en 1901) marca la evolución en su estilo. *Cantos de Vida y Esperanza (1905). Se produce una crisis en el esteticismo anterior. Ahora asistimos a una poesía mas intima, mas preocupada por el Hombre, mas angustiada. Por eso, en esta obra abundan temas serios, hondos, a veces muy amargos. Darío reflexiona sobre el arte, el placer, el amor, el tiempo, la muerte (preocupación obsesiva), la vida, la religión... Destacan varios poemas: "Juventud, divino tesoro" y "Lo fatal". También trata temas españoles ("Salutación del optimista", escrito en hexámetros). Muy conocida es la "Oda a Roosevelt", en la que se critica el imperialismo de los Estados Unidos. -Estética: Es el principal modernista. Lleva al máximo todos los postulados de este movimiento (originalidad, renovación métrica y estrófica, perfección formal, elevado numero de figuras retóricas...). Su figura es fundamental el la lírica española de este siglo.

El Modernismo en España.

En España existía un ambiente premodernista similar al hispanoamericano, que resulto muy influido por la irrupción de Rubén Darío (al igual también que en H. A.). El Modernismo en España vino a romper con el tradicionalismo de la poesía anterior. Son fundamentales las figuras de Becquer y Rosalía, puente a la modernidad. Su poesía intimista marcara a los mejores modernistas españoles (se ha hablado de un "Modernismo intimista", denominación que acogería a A. Machado y a Juan Ramón).

Premodernistas.

Continúan la línea de Campoamor y Nuñez de Arce, con una poesía gran-dilocuente y vacía, de raíz parnasiana. Autores: Ricardo Gil, Manuel Reina y Salvador Rueda (que introduce innovaciones métricas; su principal obra es En Tropel (1893), prologada por R. Darío).

Modernistas plenos.

Manuel Machado (1874-1947). -Injusticia histórica con M. Machado. -Brillantez poética. Preciosismo. Elegancia. Decadentismo. Poesía desarraigada y escéptica. -Entre Andalucía y Paris; se deja notar muy fuertemente el influjo de Verlaine. Alma(1902) es su mejor obra: ligereza, agilidad, gracia, colorismo. El resto de su producción no alcanza, en su conjunto, la misma calidad. Cante hondo (1912) Ars Moriendi (1922), Phoenix (1936). Otros autores: Fco. Villaespesa (1877-1936), Eduardo Marquina (1879-1946)...